Fig Tree Top Report

Education and research in a sustainable and peaceful community-Monteverde, Costa Rica/ Educación e investigación en una comunidad sostenible y pacífica en Monteverde, Costa Rica.

Monteverde Institute - Instituto Monteverde Main website: http://monteverde-institute.org ------- And we are on FACEBOOK

An Exceptional Tree and a Symbol of Monteverde--- Un árbol excepcional y un símbolo de Monteverde

English (para español favor de bajar)

For the past 3 years or so I have been captivated by a tree with a long name, Ocotea monteverdensis.  (Some of my friends say I’m obsessed.)  Why, you may ask, this one particular tree species?  Is it because it grows to a huge size (1.7 m in diameter, 35 m tall) and is stunningly beautiful when flowering (or even when it is not in flower)?  

Perhaps it is because it is endemic to (that is, only found in) the Monteverde area?  Or because it is an important source of fruit for a number of large, unique, and threatened birds of our area (resplendent quetzals, three-wattled bellbirds, black guans, oilbirds)?

Or maybe because I discovered that there are less than 1,000 mature trees left on the planet, so that the IUCN has red-listed it as critically endangered (http://www.iucnredlist.org/details/48724260/0).  Or maybe because we have learned that when the three-wattled bellbird passes through Monteverde in June, July, and August, every third year this tree provides the bellbirds their favorite fruit.  Perhaps it is because it is currently growing in patches of remaining forest, almost all of which are not protected, and it requires special climate, light and soil conditions to reproduce itself.  Well, actually, it is for ALL of the above reasons.

 O.K., the name Ocotea monteverdensis is so very long.  Can’t we call it something shorter?  Well, some local people call it “quizzará blanco” or “quizzará amarillo”.  Not much better, huh.  For this blog I am going to call it “O. m.

O. m. is a member of the plant family Lauraceae, also known as the laurel or avocado family. Species are found all over the world, with over 100 species in Costa Rica.  Cloud forests and other wet mountain forests have the most species, with over 70 species found in the Monteverde area alone.  Like the avocado we eat, species of this family have fruit with a single seed and a soft, fleshy rind that many birds and mammals like to eat. While some species have fruit as big as the domesticated avocado found in markets, most have much smaller fruit, 1- 3 cm in length.

The fruit of O. m. is on average 1.85 cm in length and is among the largest of the locally known “aguacatillos” or “small avocados.”  It is known to be eaten by about 10 bird species, all of whom have large enough gapes to get the fruits (with seeds) whole into their mouths. Like many aguacatillos, O. m. fruit is held in a red cupule to make it more noticeable to birds.  O. m. leaves are fairly long and narrow, a shiny dark green, and have prominent leaf veins.  Newly growing stems are a rusty red color and are quite hairy.

WHERE IS IT FOUND and HOW MANY ARE LEFT?

We know from specimens collected by botanists since the 1970’s that O. m. is found almost entirely on the Pacific side of the Tilaran Mountains of C. R. between 1200 and 1500 m elevation, in a 2-km-wide band between the towns of Los Nubes and San Luis that includes its center of concentration around Monteverde (http://www.tropicos.org/Name/17804917?tab=specimens).  

A few individuals, separate from the main population, have also been recorded from lower elevations of the Caribbean side of the Cordillera de Tilarán and a single tree has been reported from 75 km to the northwest, on the Pacific slope of the Rincon de la Vieja volcano within the Cordillera de Guanacaste.  Further exploration for separate populations from the Monteverde group is needed.

Much of the primary forests that covered this species’ small natural range have been cut down to create pastures, coffee plantations, roads, and towns.  Mature O. m. trees that are capable of producing fruit are now only found in fragments of that remaining forest.  Even in secondary forests that may be growing back in abandoned pastures, it seems to have a difficult time reproducing. 

*Above two aerial photos by Giancarlo Pucci of Magical Trees Foundation.

Earlier this past year (2015), I realized that June and July was going to be a major flowering period for O. m. (which only flowers every three years on average).  And it dawned on me that the best way to locate most of the remaining trees would be to take aerial photographs across the entire range of the species.  When flowering, O. m.’s yellow flowers usually cover the entire crown and contrast nicely with surrounding green leaves of neighboring trees.   Ana Gabriela Hindelang connected me with a man who loves to photograph trees, loves to do aerial photography, and cares about conservation—Giancarlo Pucci*.  Giancarlo agreed to work with me and a pilot of a small plane to find a day when they could fly over the MV zone and photograph the O. m. trees in flower.  But throughout June and early July there was too much cloud cover and/or too much wind for a flight.  Finally on July 7, the clouds lifted and Giancarlo, Ana, and the pilot were able to take off from San Jose and fly over the zone for several hours to produce 130 spectacular high-resolution photographs.  Some were overviews of large areas of our zone; others were close-ups:

*Above two aerial photos by Giancarlo Pucci of Magical Trees Foundation.

Each O. m. tree shows up because of its thousands of very small, golden yellow flowers.  Using these photos, I worked with Randy Chinchilla of the Monteverde Institute to count the number of mature O. m. trees that flowered that year, and to make a map of every tree we could identify from the aerial photos.  

 

If you look closely at the map, you will notice that almost all the O. m. trees are between 1300 and 1500 m elevation on this, the Pacific side of the Tilaran Mountains.  The climate of this moist portion of the so-called premontane wet forest zone gets a lot of rain from June through November and very little the rest of the year (total about 2500 mm per year).  During this dry season (December-May), this particular elevational belt does, however, receive considerable mist for days at a time, and the temperature seldom exceeds 27 C.

During the mapping process, we were able to estimate the number of mature O. m. trees remaining on the planet.  We counted approximately 600 trees in the photos.  “Ground-truthing” the photos indicated that 95% of the trees were correctly identified.  There is still the issue of how many trees we missed because they were not flowering or because they did not have enough flowers to detect them.  Using previous knowledge of the location of 50 or so trees in the zone, we estimate that we failed to locate 15% with the aerial photos.  I also journeyed to locations not captured by these aerial photos (at the ends of its range) and took photos with a camera from vista points.  By this method, I estimate that 50 mature trees remain in the area of Los Nubes and 50 more trees exist in a tract known as “Buen Amigo” in Alto San Luis. Combining these methods, I estimate that there are 770 remaining mature O. m. trees on the planet.

 NEXT BLOG:     Special Relationship between Ocotea monteverdensis and the three-wattled bellbird

About the author: 

Dev Joslin is a scientist who enjoys research that combines his interests and expertise in forest ecology, soils, ornithology, and reforestation.  With a masters and a Ph. D. in forestry and soil science, he conducted research for 30 years in North America and Europe on air pollution and climate change impacts on forests, soils, and streams.  He has been an active birder and conservationist in Tennessee and Costa Rica for the past 26 years.  He and his wife, Harriet, have lived in Monteverde for the past 11 years, during which time he has been active in community organisations, “gentleman farming,” and conservation research involving frugivorous birds and their relationships to wild avocados.

Dev is the main person responsible for helping to put the Ocotea monteverdensis on the critically endangered species list.

UN ÁRBOL EXCEPCIONAL Y UN SÍMBOLO DE MONTEVERDE

Durante los últimos 3 años aproximadamente he sido cautivado por un nombre particularmente largo, Ocotea monteverdensis, algunos de mis amigos inclusive dicen que estoy obsesionado. Quizás se pregunten, por qué est especie de árbol en particular? ¿Es por qué crece a un tamaño gigante (1.7m de diámetro y 35 m de alto) y es sumamente hermoso cuando florece (y aún cuando no lo hace)?

¿Quizás es porque es endémico (o sea que solo se encuentra) en la zona de Monteverde? ¿O será porque es una fuente importante de fruta para varios pájaros grandes, únicos y en riesgo de nuestra zona (quetzal, pájaro campana, pava negra, guácharo)?  

¿O quizás es porque descubrí que hay menos de 1000 árboles maduros restantes en el planeta, así que la IUCN lo colocó en la lista es especies criticas en peligro de extinción (http://www.iucnredlist.org/details/48724260/0)? ¿O quizás es debido a que aprendimos que cuando el pájaro campana atraviesa Monteverde en junio, julio y agosto, cada tercer año este árbol provee a estas aves su fruta favorita? ¿Será por qué actualmente crece en parches de bosque pequeños, del cual casi ninguno está protegido, y que necesita un tipo de clima, luz y condiciones de suelo especiales para reproducirse? Bueno, pues en realidad es por todas estas razones.

Está bien, el nombre Ocotea monteverdensis es muy largo. ¿Podemos ponerle un nombre más corto? Algunas personas locales le dicen “quizzará blanco” o “quizzará amarillo”.  ¿No es mucho mejor verdad? Así que para esta nota le llamaremos “O.m.”  

O. m. es miembro de la familia de plantas Lauraceae, también conocido como laurel o familia de aguacate. Especies de esta familia se encuentran por todo el mundo, con más de 100 especies en Costa Rica. Los bosques nubosos y otros bosques de montaña húmeda son las que más especies tienen, por ejemplo, en la zona de Monteverde se han identificado más de 70 distintas. Como el aguacate que comemos, especies de esta familia tienen una fruta que contiene una única semilla y una pulpa carnosa y suave del cual muchas aves y animales les gusta alimentarse. Mientras que algunas especies tienen una fruta igual de grande al aguacate domesticado que encontramos en nuestros supermercados, casi todos tienen una fruta más pequeña de 1-3 cm de largo.

La fruta del O. m.  tiene aproximadamente 1.85 cm de largo y es de los más grandes de los comúnmente llamados “agacatillos” o sea, “aguacates pequeños”. Se conoce por ser comido por aproximadamente 10 especies de pájaros, todos los cuales tienen aberturas  en la boca lo suficientemente grandes como para poder comer los frutos enteros (con sus semillas). Como muchos aguacatillos la fruta del O.m. es sostenido por una cúpula roja para hacerlo más notable para los pájaros. Las hojas del O.m. son relativamente largos y angostos y tienen venas prominentes. Los tallos jóvenes son de un color rojo oxidado y son bastante peludos.  

¿DONDE SE PUEDE ENCONTRAR? y ¿CUANTOS QUEDAN?

Sabemos por medio de especímenes colectados por botánicos desde los 1970’s que el O.m. es encontrado casi en su totalidad del lado pacífico de las montañas de la Cordillera de Tilarán, Costa Rica entre 1200 y 1500 metros de elevación, en una tira de 2km de ancho entre las comunidades de Las Nubes y San Luis y que incluye su centro de concentración alrededor de Monteverde (http://www.tropicos.org/Name/17804917?tab=specimens).  

Algunos poco individuos, separados de la población principal, han sido documentados en elevaciones más bajas del lado caribeño de la Cordillera de Tilarán y una única especie ha sido reportada a 75km noroeste del lado pacifico del Volcán Rincón de la Vieja dentro de la Cordillera de Guanacaste. Es necesario hacer más exploración para estudiar casos aislados de poblaciones del grupo de Monteverde.

Muchos de los bosques primarios que estaban dentro del pequeño rango de esta especie han sido cortados para crear pastizales, plantaciones de café, carreteras y pueblos. Árboles maduros de los árboles O.m. capaces de producir fruta se encuentran ahora únicamente en los fragmentos restantes de este bosque. En los bosques secundarios que se encuentran creciendo en pastizales abandonados, estos parecen tener dificultades de reproducirse. 

*Las fotografías aéreas son de Giancarlo Pucci de la Fundación árboles mágicos.

A principios del 2015 me percaté de que junio y julio iba a ser un periodo de floración grande para los árboles de O.m. (la cual florece únicamente cada tres años en promedio). En ese momento de me ocurrió que la mejor manera de ubicar la mayoría de los árboles restantes sería de tomar fotografías aéreas por el rango total de la ubicación de estas especies. Al florecer las flores amarillas de los O.m. usualmente cubren la totalidad de la corona y contrastan muy bien con las hojas verdes de los árboles que las rodean. Ana Gabriela Hindelang me contacto con un hombre que le encanta fotografiar árboles y además de hacer fotografía aérea y que también tiene un interés por la conservación – Giancarlo Pucci. Giancarlo acordó trabajar conmigo y con una piloto de un pequeño avión para encontrar el mejor día para sobrevolar sobre el área de Monteverde y fotografiar los árboles de O.m. en floración. Sin embargo, durante junio y Julio hubo mucha cobertura nubosa y/o demasiado viento para el vuelo. Finalmente el 7 de Julio los árboles se levantaron y Giancarlo, Ana y el piloto lograron salir de San José y volar sobre el área por varias horas y producir 130 fotografías de alta resolución espectaculares. Algunas fueron tomas abiertas, otras más de cerca.  

*Las fotografías aéreas son de Giancarlo Pucci de la Fundación árboles mágicos.

Cada uno de estos O.m. se puede ver gracias a miles de flores muy pequeñas de color amarillo dorado. Usando estas fotografías trabajé con Randy Chinchilla del Instituto Monteverde para contar la cantidad de árboles maduros de O.m. que florecieron ese año y de mapear cada uno de los árboles que pudimos identificar de las fotos aéreas. 

Si ven de cerca al mapa notarán que casi todos los árboles de O.m. están entre los 1300 y los 1500m de elevación en este, el lado pacífico de las montañas de Tilarán. El clima de esta porción húmeda de tal llamado bosque pre-montano húmedo recibe mucha lluvia de junio a noviembre con muy poca agua el resto del año (un total de 2500mm por año). Sin embargo, durante esta estación seca (diciembre –mayo), esta faja elevacional en particular sí recibe una neblina considerable que puede durar varios días a la vez y la temperatura casi nunca excede los 27 C.

Durante el proceso de mapeo, fuimos capaces de estimar el número de árboles maduros de O.m. que quedan en el planeta. Contamos aproximadamente unos 600 árboles en las fotografías. En la verificación de campo pudimos corroborar el que 95% de los árboles fueron identificados correctamente. Todavía está el factor de cuantos árboles no vimos por falta de floración o porque no tuvieron suficientes flores para ser detectados. Usando conocimiento previo de la ubicación de unos 50 o más árboles de la zona estimamos de que fallamos en ubicar un 15% con las fotografías aéreas. Además transité a varias locaciones no capturadas por estas fotografías aéreas (en los extremos de la gama) y tome fotografías con una cámara desde miradores. Por medio de este método estimo que 50 árboles maduros permaneces en la zona de las Nubes y que 50 árboles más existen en un paso conocido como “Buen Amigo” en el alto de San Luis. Combinando estos métodos yo estimo que quedan 770 árboles maduros de O.m. en el planeta.

Próximo blog: La relación especial entre el Ocotea monteverdensis y el pájaro campana. 

Sobre el autor:

Dev Joslin es un científico que disfruta la investigación y combina sus intereses y pericia en ecología forestal, suelos, ornitología y reforestación. Con una maestría y un doctorado en ciencias forestales y ciencias de suelos el ha conducido investigación por 30 años en América del Norte y Europa en el impacto de la contaminación de aires y el cambio climático en los bosques, suelos y quebradas. Él ha sido un pajarero y conservacionista active en Tennessee y Costa Rica por los últimos 26 años. Él y su esposa, Harriet, han vivido en Monteverde por 11 años en los cuales han participado activamente en organizaciones comunitarias, “agricultura de caballeros”, y investigación de conservación involucrando pájaros fructíferos y su relación con el aguacatillo Silvestre.

Dev es además la principal persona responsable en ayudar a colocar el Ocotea monteverdensis en la lista de críticamente en peligro de extinción.